NÓDULOS DE KÉFIR » Receta, recomendaciones y herramientas

Hacer nódulos de Kéfir es bastante sencillo, solo se debe tener los ingredientes correctos para su preparación. Además de tener en cuenta que tipo de kéfir quieres realizar si es de leche, agua o un té de kéfir.

Recomendaciones para hacer nódulos de kéfir

Para hacer los nódulos de kéfir se pueden tener en cuenta ciertos aspectos, lo primero es el aspecto que tienen. Son de una textura algo blanda y gelatinosa muy parecida a la de un coliflor o un coral. Dependiendo del tipo de kéfir que se quiere hacer pueden ser blanquecinos si son de leche o transparentes si es de agua.

Es recomendable saber la diferencia de esta manera podemos hacer los nódulos adecuadamente, y así obtener la bebida que se desea. Al momento de empezar a hacer los nódulos, debes tener los utensilios adecuados para así no dañar el kéfir.

Se recomienda embotellar bien la bebida fermentada, para que así pueda mantener sus propiedades nutricionales durante un año. Si se abre se debe conservar en la nevera.

Herramientas y utensilios

Lo primordial para hacer los nódulos son las herramientas a utilizar, entre estas podemos incluir:

  • Frasco de plástico o de vidrio grande.
  • Cubrir el frasco con un paño de tela preferiblemente, para que escapen los gases de la fermentación.
  • Usar una cuchara de plástico o madera para manipular los nódulos adecuadamente. 

NOTA: jamás se debe estar en contacto con metal ya que sus propiedades metálicas dañan la composición del kefir

Formas para hacer nodulos de kefir

Forma antigua

Los nódulos de kéfir se pueden hacer con un método bastante antiguo para elaborar este increíble probiótico. Este proceso artesanal se realiza en un cuenco de madera de roble, en esa zona se esparce la leche cruda. 

También usamos cuajo de ternero o carnero que básicamente es como el que se utiliza para la elaboración del queso. Una vez a cuajado la leche la misma empieza su proceso de fermentación de la masa agitando con frecuencia y lentamente.

Después de realizar ese proceso se debe cubrir el cuenco de roble con la piel de carnero dejándolo reposar. Se deja reposando alrededor de 24 horas o un día y medio

Al finalizar el día se retira toda la leche cuajada y se le agrega leche fresca y cruda como al inicio del proceso. Tras unas cuantas repeticiones de este proceso, en el interior del cuenco se crea un poso espeso compuesto de múltiples nódulos.

Al ver los nódulos puedes empezar el proceso de secado para poderlo recoger raspando la superficie del cuenco. De esta manera se crean los nódulos del kéfir los cuales se empezará a reproducir cada vez que agregues leche fresca.

NOTA: Lamentablemente en la actualidad este proceso quedó obsoleto hay maneras más eficientes de conseguir los nódulos.

Forma actual

En la actualidad se inicia la creación de nódulos ya formados, se reproducen de manera parecidas al proceso del yogurt. De por sí ya puedes comprar los nódulos hechos, se consiguen en tiendas naturistas o amigos que te regalen algunos nódulos de sobra.

Su reproducción es bastante simple:

  • Se colocan los nódulos en un envase de vidrio o plástico. 
  • Se vierte la leche o el agua dependiendo de que quieras hacer tu kéfir. 
  • Se sella con un paño de tela o con su respectiva tapa del envase siempre y cuando hayas dejado espacio para que los gases de la fermentación estén un poco desahogados. 
  • Lo más recomendable es llenar 2/3 del envase, se deja reposar por 24 o 48 horas en un lugar oscuro y estará listo su proceso.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…