YOGUR DE KÉFIR » Receta y preparación rápida

El yogur de kéfir es una bebida que puede ser muy agradable y beneficiosa para nuestra familia, recordemos el kéfir es un probiótico que brinda muchas propiedades y beneficios para el organismo. Su proceso de preparación es bastante sencillo, solamente debes seguir al pie de la letra las instrucciones que te brindamos.

Los ingredientes que requerimos para preparar el Yogur de kéfir son los siguientes:

Azúcar al gusto

2 litros de leche

3 cucharadas grandes de kéfir

Adicional a esto puedes tener a la mano algún tipo de fruta que te agrade comer con el yogur, puede durazno o fresas las cuales deben estar ya cortadas en tamaños pequeños.

Preparando yogur de kéfir

Además de los implementos que usamos en la cocina vamos a necesitar un frasco de cristal con su tapa, además de un paño de cocina que no sea tan grande y una liga que nos ayude a sujetar dicho paño al frasco.

Preparación

El paso más importante de esta preparación es conseguir los nódulos de kéfir. Una vez los tengas en la mano debes colocarlos en el envase de cristal, para luego agregarle un litro de leche.

La fermentación de la leche

Posteriormente debemos cubrir el envase con un paño, para protegerlo sobre todo de la luz del sol y dejarlo reposar en temperatura ambiente por lo menos durante unas 24 horas. Lo que se persigue con este paso es poder lograr el proceso de fermentación.

El proceso de fermentación va a depender de la cantidad de nódulos de kéfir que utilicemos en nuestra preparación, mientras la cantidad sea mayor, más rápido se consigue dicho proceso.

Recuerda que siempre debes manipular esta mezcla con utensilios de madera, olvida los de metal porque ocasionan reacción y pueden eliminar las propiedades que quieres obtener de este yogur de kéfir.

Luego de este primer día de fermentación lo ideal es remover su contenido, abriendo el envase y utilizando una paleta de madera, lo único que debes hacer es batir muy lentamente, con mucho cuidado, con movimientos uniformes y circulares. Cuando hayas realizado esta operación se debe colar el contenido, prestando mucha atención al proceso y teniendo todo el cuidado posible para así evitar que el hongo de nuestro kéfir se dañe.

La idea es que después que colemos el contenido es devolver los gránulos de kéfir al envase para que así podamos repetir nuestro proceso y logremos realizar otra preparación con el otro litro de leche restante.

La leche que obtuvimos después de colarla la colocamos en un frasco de vidrio, colocarle un paño encima y dejarla por un tiempo en temperatura ambiente, la finalidad de este proceso es que nuestra leche se espese un poco más.

Una vez finalizado este reposo ya tenemos listo nuestro yogur de kéfir, el cual va a ser el deleite de todos en casa. Lo ideal es que lo sirvamos con las frutas que ya tenemos picadas, para que suavicemos un poco su sabor ácido.

Aprovechando al máximo los gránulos de kéfir

granulos de kéfir

Si lo prefieres también lo puedes acompañar con tu cereal favorito y utilizarlo como lo haces con el yogur normalmente, el yogur de kéfir es excelente para un desayuno y también para una merienda.

Algo que debes saber es que tus gránulos de kéfir se pueden utilizar varias veces siempre y cuando lo preserves de la manera correcta, lo cual puede ser en un tarro de vidrio que contenga mucha leche. Esto va a ayudar a que crezcan y además puedan preservar todas sus propiedades.

Este yogur de kéfir es ideal para aquellas personas que pueden sufrir de la flora intestinal, de igual manera puede ser una maravilla para aquellos que sufren de estreñimiento, para lo cual recomendamos no dejarlo fermentar tanto. Mientras más fermentación tenga el producto puede ser astringente.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…